¿Cuál es el futuro de los libros?

Más allá del carácter romántico, y en ocasiones práctico, que aún tienen los libros en papel, nadie duda ya que el futuro de los libros es digital.

Es posible, como ha ocurrido con otros ámbitos, que durante muchos años conviva un mercado híbrido (digital y analógico a la vez), pero no es de extrañar que se repita en los próximos años el cierre de librerías míticas, incapaces de adaptarse a la revolución actual de los contenidos y también de luchar contra las grandes multinacionales.

La revolución de los contenidos

Con el tiempo la red se ha ido proveyendo de recursos para facilitar la autonomía de cualquiera a la hora de crear contenidos 100% digitales, con resultados cada vez más sofisticados. Uno de los imprescindibles es Thinglink, una herramienta que permite crear imágenes interactivas de manera muy sencilla. Sólo hay que subir una foto y añadirle iconos que llevan relacionado un enlace.

MoMA Learning: punto de encuentro de los amantes del arte moderno y contemporáneo

Ya hace tiempo que la red hierve con un número creciente de iniciativas educativas en línea y, de forma más global, en recursos que acercan al internauta al conocimiento y la cultura. El mundo de la difusión del arte es uno de los que más jugo están sacando a Internet y los que mejor respuesta reciben por parte de los usuarios.