Diseño para aprender, crear… ¡y vivir!

“Diseñar un mundo mejor empieza en la escuela”(Rosan Bosch)

Sin aulas, sin pizarras, sin pupitres, sin paredes… Y sí, ¡son escuelas! ¿Te imaginas un lugar donde aprender corriendo, saltando y jugando más allá del patio? ¿Unas instalaciones abiertas, llena de color y luz, acogedoras y cómodas?

La diseñadora de interiores Rosan Bosch no sólo lo ha imaginado sino que lo ha hecho real con multitud de proyectos innovadores y sorprendentes.

Recientemente, Bosch ha estado en Barcelona para contarnos su particular “revolución” en las aulas. Ella ha sido una de las ponentes destacadas en las jornadas Diseño para Vivir, organizadas por el Museu del Disseny de la ciudad e impulsadas por Oscar Guayabero.

Educación y diseño, dos de los temas que nos apasionan y, más aún, si van de la mano. A nuestra experiencia educativa en el proyecto EduCaixa sumamos la comunicación digital del Museu del Disseny. Las jornadas fueron la ocasión perfecta para profundizar en estos dos mundos que se complementan. ¡Y no nos la perdimos!

El diseño, presente en todos los ámbitos de la vida cotidiana, condiciona sutilmente nuestra forma de ver (y de aprender) el mundo. Para Bosch, “el entorno físico influye en el estado emocional” y por esto propone espacios abiertos, diáfanos, llenos de color y luz, y con un mobiliario acogedor. Lugares cómodos y motivadores, que invitan a la cooperación y la creatividad. Aplicado a la escuela, el resultado son aulas “de donde los alumnos no quieren irse”.

En Iuris.doc ya habíamos trabajado el binomio diseño/educación con el proyecto Hack the School, una iniciativa de la Fundació Jaume Bofill que propone repensar los espacios escolares:

Espacios creativos

Y nosotros aplicamos la lección a nuestro propio hábitat, ya que la comunicación digital no se entiende si no está vinculada a la creatividad. Por esto, nuestras oficinas están llenas de color (¡el rojo, por supuesto!), no hay divisiones en las mesas de trabajo –las buenas ideas requieren colaboración, cercanía y amplitud de miras- y tenemos amplios ventanales por donde entra la luz de Barcelona, una de las ciudades más vitales del mundo.

Si aún no nos conoces, pasa y echa un vistazo. Nuestro mundo es digital; nuestro hábitat, abierto e inspirador. Un lugar en el que aprendemos cada día, trabajamos y convivimos. Creativamente, ¡por supuesto!